No gusta reconocerlo, pero es así, tal y como Mark Twain nos dijo, somos más inocentes de lo que pensamos, hasta el punto de dedicarnos un día al año “el día de los santos inocentes”, aunque no estoy muy seguro de lo de “santos”. ¿Y esto, qué tiene que ver con nuestra marca personal? Mucho.

Cuando una persona logra desarrollar una marca personal “potente”, por un lado, en ocasiones se le “sube a la cabeza” el éxito o reconocimiento, y por otro, sus seguidores o fans, la encumbran exageradamente, y en ambos casos, son reacciones desmesuradas de un hito concreto en el tiempo. Ni ese reconocimiento, va a durar en el tiempo de forma indefinida gratuitamente (tendrá que seguir trabajándolo y tal vez ese sentir de “prima donna” no ayude), ni tampoco será fácil, que esos seguidores no vean lo humana que es esa persona, y se desmitifique con el tiempo.

Por esto mismo, es clave tomar muy en serio la gestión del éxito o de la fama, siempre buscamos caminos para ser más visibles, tener más reconocimiento como expertos o que nos vean como autoridad sobre una temática, pero habitualmente, nos olvidamos de dedicar tiempo a “amueblar” nuestra cabeza adecuadamente, para que cuando por fin logremos el éxito que tanto hemos perseguido, ese reconocimiento tan merecido, no la fastidiemos conviertiéndonos en los más inocentes “tontos” de todos los tiempos, eso sí, con una “muy buena” marca personal.

Marca personal 364 días al año, y 1 descanso - Fernando Alvarez - la mejor marca personal es aquella en la_que no hay diferencia entre quien eres realmente y quien perciben que eresDe cara a esta adecuada gestión de la fama, invitaría a que no te lo tomaras demasiado en serio, a fin de cuentas, puede que las personas que te siguen no lo sepan, pero tu sí, que te conoces y eres muy consciente de todas tus meteduras de pata, de tus manías, de todas esas cosas que no te atreves a contar públicamente, las que seguramente te hacen más humano. Eso no te quita ni una pizca de mérito, respecto a tu bien saber hacer en otros campos, por supuesto que no, ahora bien, no dejas de ser humano.

Quien aprende a reírse de sí mismo, tiene diversión para toda su vida, ¿no crees? E incluso, te invito a que poco a poco, vayas dejando ver públicamente este lado de humanidad, que normalmente ocultamos, ya que de esa forma podrá jugar a tu favor, y lograr mayor empatía, tal vez te posiciones como alguien menos “inalcanzable”, pero precisamente, en esta época de ídolos con pies de barro, creados artificialmente, se valora lo real, se estima más a las personas de carne y hueso, que logran resultados brillantes, que se convierten en modelos a seguir, pero que no por ello dejan de ser seres como tú y como yo, que también tienen sus “cosas”, y aun así, pese a todo, siguen avanzando y siguen mejorando, y logrando resultados.

Además, es mucho más relajado ser uno mismo, que tener que guardar una pose constantemente, la mejor marca personal, es aquella en la que no hay diferencia entre quién eres realmente y quién perciben que eres. Sé auténtico.

Y por supuesto, no lo olvides: el 28 de diciembre solo nos recuerda lo que somos, los otros 364 días del año.

¿Qué opinas sobre la gestión de la fama o el éxito? ¿Crees que somos más inocentes de lo que pensamos que somos? Me encantaría que escribieras tus reflexiones en los comentarios más abajo, juntos podemos aprender mucho más. Y si crees que este contenido es interesante e inspirador, te invito a que lo compartas en tus redes sociales, juntos podemos lograr que haya más personas que reconozcan su inocencia, y desde ahí desarrollen una marca personal con mucho más impacto.

Mark Twain - Marca Personal 364 días al ano y 1 descanso

He creado un cuaderno de trabajo, para que puedas profundizar en esa inocencia que reside en ti, y la puedas aprovechar positivamente para mejorar tu marca personal.

Bájatelo ahora mismo, ¡no seas inocente y pienses que solo leyendo, se producen cambios, hoy es el mejor día para comenzar a mejorar!.