El “síndrome” de la perfección no es de este siglo, y posiblemente ni de este milenio, igual que no lo es, el arte de conocerse a uno mismo, y mucho menos, la relación entre ambos, como fantásticamente expresó el escritor y pintor alemán, aunque naturalizado suizo Hermann Hesse, cundo dijo: Hay quienes se consideran perfectos, pero es sólo porque exigen menos de sí mismos”.

Y tú puedes pensar, “ya… y esto, ¿qué tiene que ver con la marca personal?” pues todo… Esta afirmación, y cada una de las partes, está totalmente vinculada a tu marca personal.

En primer lugar, en otros post ya dejamos claro, la importancia de conocerse a sí mismo, para determinar cuál es tu marca personal, ya que una gran marca personal, no se crea, sino que se desarrolla a partir de quién eres realmente.

Cómo tu perfeccionismo, define tu marca personal - Fernando Alvarez - Tu autenticidad hara mas por ti y por tu marca personal que cualquier cosa en la que puedas convertirteBien, pues la perfección, y más aun la sensación de perfección, que podemos tener de nosotros mismos, nos define muchísimo, incluso más hacia el exterior de lo que representa para nosotros. Por que creerse perfecto, parte de la base de dejar de buscar la perfección, ya que todos los que la hemos buscado alguna vez, o incluso hoy día la seguimos buscando, bien sabemos, que ésta no existe, por más que mejoremos algo, siempre seguimos descubriendo áreas, en las que podríamos seguir mejorando. Por lo que me atrevería a decir, que la perfección es más una ilusión, que una realidad.

En cualquier caso, esta búsqueda, es más una actitud que otra cosa, y nuestra actitud ante las cosas, y los resultados que ésta logra, es parte de la percepción que los demás reciben de nosotros. De algún modo, nos define como conformistas o no, define nuestro estándar de calidad, define muchas cosas de nosotros mismos, como decía, muchas más de las que imaginamos. Y esto es importante, ya que esto sucede en un plano principalmente inconsciente, y por lo tanto no gestionado, y es importante pasarlo a un plano gestionado, de modo que al menos, en nuestra “estructura” de marca, podamos tenerlo en cuenta y “explotarlo” o sencillamente, aprovecharlo de la mejor forma posible.

No estoy diciendo que haya que ser perfeccionista o no, sino que es algo que nos define, y que por lo tanto, debemos prestarle atención. Al final, lo que tienes que ser, es ni más ni menos que tú mismo, tu autenticidad hará más por ti y por tu marca personal, que cualquier cosa en la que puedas convertirte, pero que no esté realmente en ti.

¿Qué opinas de la perfección? ¿qué opinas de cómo tu nivel de perfeccionismo o su ausencia, define tu marca personal? Me encantaría que compartieras tus reflexiones y puntos de vista, más abajo en los comentarios, de esta forma, todos podemos aprender mucho más. Y si te ha aportado valor este contenido, si te ha gustado, te invito a que lo compartas en tus redes sociales, de este modo, juntos podemos inspirar a muchas más personas, y con ello contribuir a la mejora de muchas más personas, tu compartir es muy importante.