El arte del descanso es una parte del arte de trabajar
John Ernst Steinbeck, 1902-1968, escritor estadounidense

Ya hablamos del Burnout, de cuando nos quemamos de exceso de trabajo o saturación simplemente.

Como emprendedores y trabajadores del conocimiento que somos, muchas veces caemos en un cansancio mental más que físico, y debido a la naturaleza sutil del mismo no nos damos cuenta. Es imprescindible que programemos descansos a lo largo del año para que nuestra mente, y no solo nuestro cuerpo pueda descansar y reponerse para volver con fuerza a ayudarnos a alcanzar nuestros sueños y propósitos.

Este descanso debe comenzar por el sueño, que es un ejercicio diario de relajación que nos prepara para afrontar el día siguiente con más fuerza y energía. Además de este, es conveniente en la medida de lo posible que de forma periódica podamos «desconectar» mentalmente de las labores diarias, al menos durante 4 días, de modo que vaciemos la cabeza para poder volver a llenarla después con las ideas mejores y de forma más organizada. Y aquí en España, las vacaciones de verano son un buen momento para dedicarnos a vaciar ese almacén de pensamientos y tareas pendientes que es nuestra memoria, y llenarlo con otras cuestiones más placenteras, recuerda que aun pese a todo, el mundo seguirá girando.