No podría expresarse más claro y con menos palabras, uno de los fundamentos de una buena marca personal, de cómo lo hizo el médico, científico, historiador, escritor y pensador español, y no por ello menos genio, Gregorio Marañón, cuando dijo: “No sabrás todo lo que valgo, hasta que no pueda ser junto a ti todo lo que soy”.

Nuestra marca personal, resplandece cuando puede expresar todo lo que valemos, al estar junto con otras personas. Y ahora surge la pregunta del millón: ¿de quién es esta responsabilidad? ¿nuestra para mostrarnos como somos sin más, o del otro, que nos tiene que permitir mostrarnos tal y como somos?

Espero que la respuesta inmediata que te haya dado tu cerebro, sea la de que es tu responsabilidad, porque si aunque solo sea por un momento, has pensado que es del otro, entonces tengo que hacerte otra pregunta ¿necesitas la aprobación de otros, para poder ser tu mismo? Piensa detenidamente la respuesta a esa pregunta, porque es de mucha profundidad e importancia la respuesta que des.

Mejora dejando buscar aprobacion - Marca Personal - Fernando Alvarez - Tu marca personal no necesita la aprobación de otras personas pero si necesita tu autenticidadSi es cierto que muchas veces, buscamos la aprobación de otros, pero en verdad no la necesitamos, nunca la necesitamos, con ella o sin ella no dejaremos de respirar, no dejaremos de poder seguir siendo nosotros mismos, aunque sea en nuestro profundo interior, y aunque se trate de una situación única, como la que vivieron los presos de los campos de concentración, como dijo el neurólogo, psiquiatra y preso de varios campos de concentración nazis Viktor Franklnunca nos podrán quitar nuestra libertad última, la libertad de elegir nuestros pensamientos.

Es nuestra total responsabilidad, ser nosotros mismos y mostrarnos como tales, poder expresar quienes somos en nuestra máxima expresión, estemos al lado de quien estemos. Sin necesitar su aprobación, sin esperar gustar, simplemente desde la sinceridad y la desprotección que proporciona ser transparentes, respecto a nuestra esencia.

Esto nos hace más auténticos, menos de plástico, y por lo tanto más únicos, y lo que podría verse como una desventaja, puede convertirse en nuestra mayor ventaja competitiva, en este mercado de marcas personales (gestionadas o no), donde existe una tendencia absurda a la imitación y falta de autenticidad.

No olvidemos nunca, que nuestro comportamiento es nuestra responsabilidad, y que por lo tanto, el resultado de éste, también está dentro de nuestra competencia. Y esto tiene un fantástico beneficio, tenemos total control de nuestros actos, y por lo tanto, podemos mejorar aquello que consideremos y que deseemos optimizar. Somos capitanes de nuestro alma, amos de nuestro destino.

¿Estás de acuerdo con lo aquí expuesto? Me encantaría conocer tus reflexiones, puedes escribirlas más abajo en los comentarios, así todos aprenderemos mucho más. Y si te ha aportado valor este contenido, te invito a que lo compartas en tus redes sociales, juntos podemos ayudar a que muchas más personas mejoren sus marcas personales, sean más auténticos y como consecuencia, más felices, ya que la sinceridad ser uno mismo, no puede proporcionar otra cosa que felicidad.