No se puede ser más certero que Paul J. Meyer, respondiendo a la pregunta ¿qué es necesario para ser productivo?: “La productividad nunca es un accidente. Es siempre el resultado de un compromiso con la excelencia, la planificación inteligente y centrada en el esfuerzo”. Nada más, nada menos.

Yo creo que a todos nos gustaría ser más productivos, ¿quién no quiere poder lograr, más con menos? o al menos, lograr lo mismo de forma más eficiente. Ahora bien, ¿cuántos estamos comprometidos con conseguirlo? ¿qué nivel de compromiso tenemos? ¿de 3 sobre 10? ¿cuántos estamos dispuestos, a seguir estudiando métodos productivos, hasta dar con el que nos convenga? ¿cuánto esfuerzo le dedicamos?

Hay un camino muy largo entre querer algo, y estar dispuesto a hacer lo que es necesario para conseguirlo. 

Lo primero que debemos tener claro, para poder conseguir hacer realidad un deseo, es saber para qué queremos lograrlo ¿cuál es nuestro propósito? ¿cuál será nuestro beneficio?

Una vez tenemos esto claro, es preciso tener con nosotros mismos, un compromiso total, sin ningún lugar a duda, de 11 sobre 10, en hacer lo que tengamos que hacer, para alcanzar la meta propuesta. Esto es preciso, porque en el camino surgirán mil y un momentos para tirar la toalla, totalmente justificados por supuesto, pero hay que seguir adelante, aun pese a estas barreras, y esto será mucho más fácil, si tenemos un claro propósito del beneficio que obtendremos, para qué deseamos lograrlo, así como un compromiso absoluto, a seguir adelante.

Pero esto no es suficiente, estos muros que nos va a tocar sortear, en ocasiones podremos saltarlos y continuar recto, en otras tendremos que dar un rodeo, que nos desviará del rumbo que teníamos trazado, vendrán camuflados como imprevistos, cosas más urgentes, algún que otro fuego que apagar, etc. pero precisamente por eso, se requiere que periódicamente, nos paremos a revisar dónde estamos, dónde queremos ir, y qué correcciones tenemos que hacer, para poder llegar allí. Necesitamos planificar de forma reiterativa y constante, ya que no hay plan que resista el paso del tiempo.

Los 4 ingredientes secretos milenarios de la productividad - Fernando Alvarez - No hay planificacion que resista el paso_del tiempo por eso hay que planificar reiterativa y_constantementeEsto podemos implementarlo de distintas maneras, una muy conocida es la llamada “revisión semanal”, una parte de la ya conocida metodología GTD (Get Things Done, lograr que las cosas se hagan), desarrollada por David Allen, que consiste en reservar un tiempo a la semana (los viernes por la tarde puede ser un buen momento, pero esto has de decidirlo tú), para revisar los logros de la semana en curso, qué es necesario realizar la siguiente semana, que nos acerque a nuestra meta, planificarlo, dejar huecos para imprevistos, y confiar en que nos dará tiempo en hacer, al menos el 80% de lo que nos gustaría.

Y a esta fórmula, solo le faltaría un ingrediente, persistencia. Las personas que he conocido que han logrado más, aquellas de las que he leído que han conseguido llegar lejos, puede que fueran muy inteligentes o no, había de ambos tipos, pero siempre, siempre, coincidía en que eran aquellas, que no se habían rendido, han sido aquellas que han persistido en su empeño, sucediera lo que sucediese.

Dicho de forma esquemática y resumida, ésta podría ser una de las fórmulas de una productividad efectiva:

Propósito definido + Compromiso total + planificación reiterativa + persistencia = Lograr RESULTADOS (con mayúsculas)

A esta fórmula, le puedes acompañar muchas otras, incluso metodologías y aplicaciones sofisticadas, pero desde tiempos inmemorables, esto es lo que han hecho los seres humanos, para lograr lo inimaginable, y siempre lo has tenido a tu alcance.

Observa cada variable de la fórmula, y piensa en cuál has fallado en el pasado, cuál te faltaba en buena proporción, porque en el futuro, será tu misión que todas estén al 110% involucradas en tus objetivos. Muchas veces la productividad eficiente, es lo más sencillo del mundo, en ocasiones solo es dar un paso y después otro, hasta alcanzar la meta.

¿Qué reflexiones tienes al respecto de está fórmula? ¿qué mejorarías? ¿añadirías o quitarías? Me encantaría conocerlo, escríbelo en los comentarios, así todos podemos beneficiarnos de ellas, tú el primero, porque no es lo mismo pensar las cosas, que escribirlas, es un nivel de reflexión mucho más profundo e interesante. Y si te ha sido interesante este contenido, te invito a que lo compartas en tus redes sociales, juntos podemos ayudar, que muchas más personas logren mejorar sus resultados.