Sí, con un toque de humor, Josep Pla lo dijo claramente: el dinero no da la felicidad, ciertamente; pero tampoco es un serio obstáculo. Y así es, y desde el punto de vista empresarial (y casi me atrevería a decir, que en la vida igualmente), no solo no es un obstáculo, sino que además el dinero te da la posibilidad, de hacer muchísimas otras cosas, al menos, en este mundo tal y como funciona ahora en la actualidad. Pero hay dos formas básicas de entender el “tener” dinero.

La primera de ellas es: dinero estancado. Es decir, igual que el agua contenida en un vaso, es una cantidad de dinero que tienes, que ni aumenta ni disminuye, aparentemente. Este tipo de “riqueza” es genial, sobre todo si es en gran cantidad, ahora bien, tiene un problema, y es que si no está aumentando, entonces está disminuyendo, ya que el precio de la vida sube, y por lo tanto, el valor de 1.000 euros de ahora, perderán valor dentro de 10 años, aunque cuantitativamente sea la misma cantidad de dinero. Es por esto que es clave, que aprendas que tu dinero acumulado puede generar más dinero de forma automática, ya sea pequeñas cantidades con mínimo riesgo, como los plazos fijos, o cantidades más jugosas con otros productos financieros, aunque en este último caso, ten en cuenta que también aumentará el riesgo.

Por otro lado, la segunda forma de “tener” dinero, es la forma que denomino el fluir del dinero, es decir, que no trata de tener dinero, sino de tener una fuente de ingresos, que es muy distinta. Ya que ésta, aunque pueda variar su caudal, si te ocupas de que el dinero fluya, siempre será mejor, en mi opinión, que la de simplemente poseer. Y ese dinero estancado, si haces que genere rendimiento, es a fin de cuentas, una forma de hacerlo fluir.

Bien, aclaradas ambas formas de poseer dinero, quiero entrar en otro tema, y es el que “siempre” se asocia negativamente a los empresarios adinerados como algo negativo, al menos en España y en muchos países latinos, ¿por qué? Esta no solo es una creencia limitante y generalista (y por lo tanto errónea por definición). Es sabido que muchos empresarios ricos, han adquirido su riqueza de formas poco o nada éticas, y además la han utilizado inadecuadamente, desde un punto de vista de valores de bienestar para la humanidad. Ahora bien, muchos no es todos ¿verdad? Pero sin embargo, es una creencia popular bien implantada, que limita nuestras posibilidades como empresarios, porque muchos sienten miedo al éxito, miedo a eso en lo que se convertirán, si tienen éxito y el rechazo que conlleva ese tipo de persona.

¿Es bueno que una empresa gane cantidades ingentes de dinero?Es una pena, ya que es cierto que no hay nada peor que un tonto motivado, un ladrón con poder, o un rico tirano, ahora bien, no hay nada mejor que una persona inteligente motivada, una persona ética con poder, y un rico bondadoso, y tantos unos como otros existen en este mundo. Y no te estoy diciendo que cambies tu religión por otra del Dios de papel y moneda, el dinero es un medio, es una herramienta, y como tal podrá ser utilizado para hacer el bien o hacer el mal, te transformará en tu mejor versión, si eres una buena persona, podrá ayudarte a que hagas realidad muchas de todas esas acciones que llevas dentro, ya que podrás centrarte en donde aportas mayor valor, y subcontratar esas otras tareas, donde no aportas tanto. Puede que no te de la felicidad, eso depende de ti, pero sí puede permitirte crear una empresa más grande, y por lo tanto, crear más puestos de trabajo, y tal vez eso sea la felicidad de muchas otras personas o familias. Tal vez te permita dedicar una buena cantidad de dinero, a una investigación de un producto o servicio que revolucione el mundo. Quién sabe, ciertamente no te garantiza nada, pero te posibilita mucho.

Además, no debemos olvidar algo, la naturaleza del tiburón es morder, la de la empresa ganar dinero. ¿Esto puede ser malo? pues depende, un tiburón en una piscina de colegio sin otra cosa que comer, puede ser nefasto, pero en el océano cumple su función, y gracias a él, se ha mantenido regulado un ecosistema amplio y complejo como pocos. ¿Es malo que una empresa gane cantidades ingentes de dinero? No tiene por qué, es su naturaleza. Lo malo puede ser, lo que después haga con ese dinero. Todo es cuestión de perspectiva y zoom. Veámoslo desde otro punto de vista, tu caso, como lo es el mío mismo. Nosotros somos esos mega ricos, si nos comparamos con otras personas, es bueno que tú te puedas permitir esos “lujos” que te das, que pueden ir desde un café por 4 euros, o una “sencilla” ducha de agua caliente. Para un buen número de miles, millones de personas en este mundo, eso puede ser uno de los lujos más exquisitos. ¿Ayudas con parte del dinero que ganas? ¿el dinero que tú ganas te da la felicidad a ti y a los tuyos? ¿se la da también a otras personas más allá de tu entorno cercano?

Tenemos mucha facilidad para determinar, lo que los demás deberían hacer con sus riquezas, y nos justificamos tremendamente bien, para nosotros no ser víctimas de nuestras propias recomendaciones. Sé el cambio que quieres ver en el mundo, frase que se le atribuye incorrectamente a Gandhi,  y no le faltaba razón. Porque además, cambiarte a ti mismo puedes hacerlo, cambiar al resto, ni en tu mejor sueño. Si quieres cambiar el mundo, comienza por cambiarte a ti mismo.

Te invito a que puedas depurar cualquier pensamiento o creencia negativa, hacia las personas ricas en general y hacia el dinero en particular. De ese modo te estarás dando permiso, para acumular riqueza y poder luego utilizarla de la mejor forma que consideres. Jamás vi un billete ni moneda que hiciera daño a nadie, sino fueron siempre las personas que así lo hicieron. Te invito a que seas tú quien muestre otras formas de utilizar este medio para buenos fines.

¿Qué opinas de todo lo dicho aquí? me encantaría que dejaras tus impresiones en los comentarios más abajo, todos podemos aprender más con tu aportación. Y si te ha parecido interesante este contenido, te invito a que lo compartas en tus redes sociales, juntos podemos hacer que muchas más personas cambien su forma de ver el dinero y la riqueza en general. Uno de los primeros pasos para que haya más empresarios prósperos.