Esta máxima que el político, científico e inventor estadounidense Benjamin Franklin dijo, a mí me ha servido para ser más productivo, aprovechar mucho más el tiempo, y en definitiva, vivir más y mejor: “si amas tu vida, no malgastes tu tiempo, pues de esa materia está hecha”.

Muchas veces estamos aburridos en casa, o incluso en el trabajo (aunque parezca mentira creerlo ¿verdad? hay personas a las que les pasa), y estamos sentados o tumbados en el sofá sin ganas de hacer nada. Lo que no necesariamente es malo si estamos descansando, no podemos olvidar, que el arte del descanso es una parte del arte de trabajar, ni debemos olvidar tampoco, que descansar demasiado es oxidarse, pero no me refiero a eso, me refiero a cuando estamos tirados simplemente por estar, sin más propósito.

Es en estos casos, cuando me acuerdo de esta máxima de Benjamin Franklin y tomo conciencia que al estar desperdiciando el tiempo, al estar dejándolo pasar sin ningún propósito, lo que estoy haciendo es desperdiciar mi vida, dejándola pasar sin ningún propósito, y esto actúa en mí como un resorte, me cambia la actitud inmediatamente, me hace consciente de lo corta que es y de las muchas cosas que deseo hacer. Me trae a la memoria las personas que lamentablemente ya no están, y en honor a ellas, también siento una necesidad o una obligación, de aprovechar este tiempo que se me ha regalado, porque además, todos tenemos un tiempo finito, y no sabemos cuándo se nos va a acabar. Por ello es importante que no posterguemos los sueños, que no dejemos para un momento mejor disfrutar de nuestra vida, porque no sabemos de cuánto tiempo disponemos.

Por esto mismo te invito a que no olvides, que la vida está hecha o compuesta de tiempo, que este es finito, que hace ya mucho tiempo que entró en tiempo de descuento, y que es totalmente y únicamente tu responsabilidad, qué introduzcas dentro de esos dos contenedores, que son el tiempo y la vida.

NOTA: Te recomiendo muchísimo el magnífico libro autobiográfico de Benjamin Franklin titulado “Autobiografía de un hombre feliz: Historia de una vida basada en principios de éxito”, es realmente bueno, y me parece increíble que sus enseñanzas puedan seguir siendo aplicadas hoy día de forma tan directa, sabiendo que fue publicado por primera vez en 1791 en París.

¿Qué opinas de la afirmación que nos regala Benjamin Franklin en su cita? ¿En qué modo te ayuda a ser más productivo? Me encantaría que dejaras tus reflexiones en los comentarios más abajo, juntos podemos aprender mucho más y así lograr más y mejores resultados. Y si te ha parecido inspirador o te ha aportado valor este contenido, te invito a que lo compartas en tus redes sociales, puedes “ayudarme a ayudar” a muchas más personas a tener una vida más plena, ser más productivos y en definitiva, lograr los resultados que desean, disfrutando en el camino.