Creo que el filósofo griego Aristóteles, expresó uno de los principios del buen liderazgo, con total exactitud y brevedad, cuando dijo: “es preciso preferir la soberanía de la ley a la de uno de los ciudadanos”. Y un buen líder, debería establecer los medios para que así sea, ya que, incluso en la empresa, la dictadura de una sola persona, puede ser el principio del fin.

De hecho, este es un bueno motivo para tener un consejo de administración, ya que varias personas, suelen tener más capacidad de acertar que una sola, y como mínimo, te darán nuevos enfoques que te harán reflexionar.

Por otro lado, es importante que como líder, establezcas procedimientos, y determines formas de actuación para circunstancias concretas. Todo esto mejorará, si no lo haces de forma individual, sino en colaboración con las personas que mejor puedan ayudarte, según el área de negocio del que trate. Además, si las personas que han participado en establecer estas formas de actuación, son las mismas que luego tienen que ejecutarlas, será más fácil que lo hagan y que además lo hagan adecuadamente, ya que han sido parte de la solución.

¿Por qué esto es así? Debido a que todos trabajamos mejor, y con mayor seguridad, cuando sabemos a qué atenernos, cuando los carriles por los que tenemos que ir, están definidos. Los procedimientos y las normas, igual que la ley, nos permite saber qué es lo adecuado y qué no, qué se espera como resultado de una actuación y qué no, y de este modo, todos sabemos a qué atenernos, no hay sorpresas ni dudas. Y esto termina traduciéndose en eficacia.

Cómo construir un futuro - Fernando Alvarez - Te has parado a pensar en las normas que rigen tus decisiones - Tu futuro esta en juegoPor otro lado, respecto a tu propio auto liderazgo, el planteamiento es igual, muchas veces de forma inconsciente más que consciente, tienes establecidas unas normas de qué es correcto en tu comportamiento y qué no, pero en otras ocasiones no está tan claramente definido, y podría ser importante que dediques un tiempo a pensar en ello, y que incluso, lo pongas por escrito. Por ejemplo, qué límites estás dispuesto a pasar para lograr tus objetivos, y cuáles no. Por que una vez tengas estas decisiones tomadas, podrás avanzar mucho más rápido, y las elecciones que en el futuro tengas que hacer, también serán más fáciles y rápidas de hacer. Sin olvidar, que esto te permitirá conocerte mejor, y “crearte” de forma consciente, porque no podemos olvidar, que estamos en constante desarrollo, y este también es bueno que sea conscientemente dirigido en la dirección que deseamos.

Tú eres el escultor de tu propio yo, de tu propia vida. Es preciso que te pares para tomar las decisiones que te lleven al futuro que deseas tener, antes de ponerte a dar golpes con el cincel y el martillo.

¿Qué opinas sobre la necesidad de normas y procedimientos en la empresa, como para uno mismo? ¿Cuáles de las que tu utilizas, te han resultado más útiles y eficaces? Me encantaría que las compartieras en los comentarios, para que todos podamos aprender juntos, porque así llegaremos mucho más lejos. Y si este contenido te ha aportado valor, te invito a que lo compartas en las redes sociales, así podemos juntos, inspirar a muchas más personas.