Con total sutileza y descaro al mismo tiempo, el poeta español Antonio Machado, describió el comportamiento de muchos directivos hoy día: “Los que están siempre de vuelta de todo son los que nunca han ido a ninguna parte”. Y por ello mismo debemos tener cuidado de no ser uno de ellos.

El liderazgo es escuchar, más que hablar y es pensar, más que hablar. Muchas veces lo olvidamos. Es cierto que como líderes, llega un momento en que tenemos que tomar decisiones, pero es importante, que para que éstas tengan más posibilidades de ser acertadas, antes hayamos tenido los oídos bien abiertos, y la mente haya realizado la reflexión necesaria.

Ser líderes no nos hace más listos, ni nos hace estar en posesión de la verdad, como líderes nos debemos a aquellos que lideramos, y por ello no podemos creernos en posesión de la verdad. Además, esto sería un síntoma de nuestra propia ignorancia, porque cuanto más sabemos, más nos damos cuenta de todo lo que ignoramos, ya nos lo dijo Sócratescuanto más viajamos, más nos damos cuenta de lo diferente que es el amplio mundo y la de matices que tiene y las cosas que podemos aprender de ello.

Cómo viajar te convierte en mejor líder - Fernando Alvarez - El viaje de ir y ponerte en el lugar del otro es de poca distancia pero de gran aprendizajeUn líder, si quiere poder generar influencia entre las personas que lidera, debe estar abierto a nuevas ideas, especialmente aquellas que contradicen lo que él cree, por que esta actitud es atractiva, esta forma de comportamiento aporta sabiduría, y en definitiva, te permite ampliar tu pensamiento y con ello, liderar con mayor probabilidad de éxito.

Sin duda, me parece muy recomendable tomar al pie de la letra las palabras de Antonio Machado, y viajar más, no es necesario ir muy lejos, puede ser de mucha utilidad para tu liderazgo, viajar a la mesa de trabajo de un colaborador, y ver cómo se ve el mundo desde allí, viajar a las oficinas de un cliente, y ver qué se respira en ellas, o sencillamente, ir a un lugar que nada tiene que ver con tu trabajo diario, como una cocina de un restaurante en hora punta o una fábrica. Cualquier tipo de viaje que hagas, aunque solo recorras unos pocos metros para ello, puede darte una nueva visión del mundo, que te enriquecerá y te hará mejor líder.

¿Qué nuevo viaje vas a emprender? ¿Cómo vas a poner en práctica estos consejos? Me encantaría conocer tus respuestas a estas u otras preguntas que te estés haciendo, relativas a lo que aquí te he contado, ¿nos las regalas más abajo en los comentarios? juntos podemos aprender y reflexionar con mayor profundidad.

Y si te este contenido y sus recomendaciones te han parecido que aportan valor, te invito a que lo compartas en tus redes sociales, de este modo juntos podemos ayudar a que muchas más personas desarrollen un liderazgo mucho mejor, ganando así todos en el proceso.