Así es, no hay mejor comunicación ni oratoria que la de emocionar al público, y esto Lope de Vega lo sabía bien. Cuando hablas en público y emocionas a tu audiencia, el mensaje llega más allá de su córtex cerebral, profundiza hasta su cerebro emocional. Y no olvidemos que somos seres emocionales. Por una emoción suficientemente fuerte, estaríamos dispuestos a hacer aquello que la razón tacharía de locura.

Piensa en algunas conferencias que recuerdes, si puede ser, alguna que hayas vivido en primera persona, en directo mejor aún. ¿Qué recuerdas más? ¿cómo te sentiste o lo que dijo el ponente? Incluso si lo has visto en vídeo, por ejemplo el famoso discurso de Martin Luther King, tal vez solo recuerdes una frase del mismo “I have a dream (Yo tengo un sueño)”, pero es innegable la emoción que produce lo que dice y cómo lo dice.

Cada vez que tengamos que comunicarnos con alguien, debemos tener en cuenta cuáles son las partes emocionales de nuestra oratoria, y para ello también es importante, estar atento constantemente al estado emocional de quién nos está escuchando. ¿Cuáles son las emociones, que van probablemente a tener al inicio de nuestro discurso? ¿cómo les vamos a llevar a través de nuestras palabras verbales y nuestra comunicación no verbal, de una emoción a otra?

Hablar en público es como bailar, y dentro de los tipos distintos de baile, a mí me gusta compararlo con un tango, donde hay momentos para todo tipo de emociones, para amor, despecho, cercanía, lejanía, etc. Ese tipo de baile emocional, tiene la capacidad de enganchar a la audiencia de una forma increíble.

¿Cómo hacer que tu conferencia impacte y sea recordada? - fernando-alvarez-una-buena-conferencia-es-como-un-buen_baile-te-lleva-de-una-emocion-a-otraPara que esto sea posible, tenemos que ser conscientes de que un buen discurso, que cause impacto al hablar en público, no ha de tratar únicamente de contar algo, sino de hacerlo de la forma más emocional posible. Para ello debemos elegir las palabras, no es lo mismo decir que hay que ir a comer, que decir que hay que ir a degustar la comida, puede que el acto en sí sea parecido, pero el cómo lo realizaremos es absolutamente distinto. No es lo mismo ver un espectáculo, que vivir un espectáculo o que experimentar un espectáculo.

Cada tono de voz, si lo comunicamos hablando bajo o subiendo el volumen, si lo hacemos pausado o acelerado, si estamos estáticos, o si nos movemos en el escenario, todo está constantemente transmitiendo mucha más información, que la que se describe en nuestras palabras. Y este es el baile que necesitamos llevar a cabo, para enamorar a nuestro público. Éste es el tango que debemos bailar, para poder impactar de la mejor forma posible a quien tenemos delante.

Cuando prepares tu siguiente ponencia, recuerda determinar los momentos emocionales de la misma, de cómo les vas a llevar de una emoción a la siguiente, y por supuesto, de decidir con qué emoción quieres que se queden. Por que esa emoción final, la vincularán a ti, y será con toda probabilidad, el recuerdo que dejes en ellos. Tu posicionamiento.

Comparte en los comentarios tus reflexiones al respecto, juntos podemos aprender y mejorar mucho más. Y si te ha gustado este contenido y lo consideras útil, por favor compártelo en tus redes sociales, juntos podemos ayudar a muchas más personas, a mejorar sustancialmente su oratoria.

¿Cómo hacer que tu conferencia impacte y sea recordada? - Lope-de-Vega-Como-hacer-que-tu-conferencia-impacte-y-sea_recordada-Miniatura-Cuaderno-de-trabajo

Te he preparado un cuaderno de trabajo, para que puedas utilizarlo como plantilla para preparar tu próximo discurso, y así poder impactar con tu oratoria como nunca.

Bájatelo ahora mismo, y comienza a trabajar con él y coger práctica, para que cuando más lo necesites, sea algo que ya tengas integrado en ti.