Parece que Rabindranath Tagore, estuviera en un canal cualquiera de la televisión actual de cualquier país, cuando dijo “es fácil hablar cuando no va a decirse toda la verdad”, porque no podía ser más actual ese pensamiento. ¿Has pensado en cómo te afecta en tu día a día esta afirmación? Habitualmente pensamos, que nosotros siempre decimos la verdad, y que si en alguna ocasión mentimos, es por un bien mayor. Pero no es así, y el precio que podríamos pagar por ello, puede ser más alto de lo que podríamos imaginar.

Efectivamente, como bien decía Tagore, cada vez que vamos a decir algo, que en realidad está edulcorado según nuestra propia conveniencia, nos lo justifiquemos o no, efectivamente nos será más fácil decirlo, ya que hemos hecho los ajustes que consideramos, que serán mejores para nuestros propios intereses (sí, incluso cuando nuestro interés es el bienestar de otra persona, todo comienza porque nosotros queremos ese bienestar).

Ahora bien, hay un problema, y es que habitualmente este tipo de comportamiento, tiene toda su atención en el momento presente únicamente, y aunque muchas veces hemos alabado los beneficios de poner la atención, en el aquí y en el ahora, en este caso particular, esto conlleva un tremendo riesgo, y es que nos perdemos la visión mucho más amplia, de las consecuencias que esto puede tener en el futuro, por ello es muy importante, que aprendamos a proyectar en los acontecimientos que tendrán lugar en el futuro, según digamos unas cosas u otras, y podamos ver qué puede suceder de decir ahora la verdad, o de decir ahora esa mentira, o incluso, de aun sabiendo la verdad, no decir nada, que esto último también tiene sus consecuencias, y si no que se lo digan a Pilato.

Es muy habitual que la verdad se termine sabiendo, igual en el mundo empresarial que en la vida en general, por lo que llegados a este punto, si tienes que comunicar algo, y te plantas ante la disyuntiva de tener que elegir entre decir la verdad, no decirla, o hacerte el loco, te invito a que valores estos comentarios, por si te pueden ayudar a tomar una mejor decisión:

  • Decir la mentira y confiar que en el futuro no se descubra, o se tarde mucho en descubrir, o que ya no le importe a nadie.
  • Decir la verdad y si esto es un problema, al mismo tiempo proponer soluciones o alternativas a ese problema.
  • En lugar de dedicar tiempo a inventar una mentira y posteriormente a mantenerla encubierta, dedicar ese tiempo a estudiar la forma más suave de comunicar esa verdad, y posteriormente a resolver el problema que esto pueda causar.
  • Valorar que una verdad a tiempo, permite tomar las medidas y las acciones adecuadas, para que el problema no sea mayor en un futuro.
  • Lo que comunicamos, permite que otras personas tomen decisiones y actúen, si esto se basa en información incorrecta, una pequeña mentira hoy, puede provocar un gran problema mañana.

ventajas ver mentiras futuro - Fernando Alvarez - Verdad o Mentira - Es cuestion de energia la mentira nos cuesta mas mantenerla la verdad liberaCreo que no hace falta aclarar cuál es mi opinión sobre la mentira en general, o la mentira en comunicación. Además del famoso refrán que dice que “se coge antes a un mentiroso que aun cojo”, yo mantengo que prefiero conocer la verdad aunque me duela, porque de esta forma puedo vivir una vida real, no inventada, y además puedo actuar en consecuencia, para que mi futuro sea mejor.

Es cierto que muchas veces mentimos por miedo, no es que realmente queramos mentir, pero el miedo a un dolor ahora, nos hace mentir y de esta forma, estar hipotecados durante más tiempo al miedo a ser descubiertos, lo que no parece muy buena inversión, ¿no crees?

Nos ocurre con mucha frecuencia, muchas veces en cosas en apariencia sin importancia, como:

  • Fechas de entrega de proyectos.
  • Cuándo estás lejos de donde has quedado, pero dices “estoy llegando, casi al lado…”
  • Vergüenza de lo que otros puedan pensar de ti si saben la verdad, como que te gusta cierto tipo de películas o música, por ejemplo.

Además, no podemos olvidar, el esfuerzo que supone tener que acordarte de todas las mentiras que has dicho, para que no te pillen, cuando dices la verdad, no tienes que esforzarte en recordar nada, la mente hace su trabajo sola.

Por supuesto, que todos podríamos señalar con los diez dedos de la mano a muchos políticos, empresarios, etc. que dicen mentiras en su comunicación, pero ¿qué utilidad tendría eso en este momento para nosotros? te invito a que utilices este contenido que te comparto, para inspirarte y tomar decisiones de cómo quieres actuar a partir de ahora, cómo van a ser tus próximas comunicaciones.

¿Qué opinas sobre la conveniencia o no, de decir mentiras cuando nos comunicamos? ¿En qué casos te parecen aceptables y en cuáles no? Me encantaría que dejaras tus reflexiones más abajo en la parte de comentarios. Y si te ha gustado este contenido, te invito a que lo compartas en tus redes sociales, de esta forma, juntos podemos lograr que muchas más personas mejores su comunicación, y con ello mejoramos el mundo para todos ¿no crees?