La sabiduría popular, que es el resultado de años y años de experiencia de muchos, no de pocos, nos deja un gran aprendizaje constantemente, como es el caso de este proverbio holandés, que dice que “Cuando soplan los vientos de tempestad unos corren a refugiarse, y otros construyen molinos”. Qué bella metáfora y muestra de la historia de Holanda, en la que nos indica, cuál ha de ser nuestra actitud ante las dificultades que nos trae la vida.

Es bonito para ponerlo enmarcado en la pared, ¿verdad? pero ahí puesto, no nos serviría de mucho. Es mucho más eficiente y útil, si nos lo grabamos en nuestro interior, y lo convertimos en una regla a seguir, cada vez que nos sintamos abrumados por un problema. Miremos con perspectiva, y busquemos las tan conocidas y manidas oportunidades, porque sin importar si este concepto es manido o no (el de en cada problema hay una oportunidad, al menos), si no las aprovechas tú, otro lo hará por ti, y él generará una ventaja competitiva.

Pero por otro lado, no lo veamos de forma que nos quedemos esperando el gran problema, para encontrar la gran oportunidad, las grandes oportunidades muchas veces, las encontramos en los pequeños problemas cotidianos. Dar soluciones a los pequeños problemas de todos los días, es lo que llevó a Manuel Jalón en 1964, a inventar la fregona, o a Erich Bernat en 1958, a poner un palo al caramelo y crear el Chupa Chus. Resolvieron dos pequeños problemas del día a día, no intentaron quitar el hambre en el mundo, pero aun así, lograron algo realmente importante.

Quieres que tu empresa tenga futuro - Fernando Alvarez - Toda organizacion no puede conformarse_con quien es tiene que avanzar hacia lo que puede llegar a serEn muchas ocasiones nos perdemos las pequeñas oportunidades, porque les restamos importancia, y en verdad, tienes que tener en cuenta que, aunque el problema que resuelvas, puede ser pequeño, tal vez millones de personas estén deseosas por pagar una pequeña cantidad por ello, y eso hace muchos millones de facturación para tu negocio.

Incluso quién sabe, un pequeño invento, un pequeño avance en cualquier campo, puede ser un gran legado para la humanidad, y podría llevar tu nombre. No desprecies los pequeños problemas, porque ellos te harán grande cuando les encuentres solución.

Y además, no nos olvidemos, que la alternativa que tenemos cuando vivimos o vemos un problema, es ir a refugiarnos, y esto nunca produjo ningún progreso a ninguna empresa. Y por otro lado, ten en cuenta que si tú no lo aprovechas para avanzar, lo hará tu competencia, por lo que tampoco te quedarás en el lugar donde estás, sino que retrocederás, creando mayor distancia entre lo que el mercado pide y lo que tú le ofreces, y esto es realmente grave para la supervivencia de una empresa.

Creo que fue Bill Gates quien dijo, que toda empresa necesita reinventarse cada 2 años, si no corre el riesgo de morir. Esta es la actitud, este es el foco que toda tu organización ha de tener. No podéis conformaros con lo que fue o lo que sois, tenéis que avanzar hacia lo que podéis llegar a ser.

¿Qué vas a hacer para avanzar y reinventar tu negocio? ¿Cómo vas a implementar esta cultura dentro de tu equipo? Me encantaría conocer tus reflexiones y estrategias al respecto, puedes compartirlo más abajo en los comentarios, juntos podemos aprender mucho más. Y si este contenido te ha parecido interesante y crees que puede ser de utilidad para otras personas, te invito a que lo compartas en tus redes sociales, juntos podemos ayudar a que muchos profesionales, emprendedores y empresarios, sobrevivan a los retos que el futuro les depare, así como a que resuelvan problemas que todos podemos tener en un momento dado, generando riqueza para ellos y beneficios para los demás.