Hoy habrá quién piense que estoy equivocado, y que además muestre ejemplos claros de que así es, pero no solo lo digo yo hoy, ya lo dijo hace unos siglos, que no años, el gran escritor español del siglo de Oro, Francisco Quevedo“Aquel hombre que pierda la honra por el negocio, pierde el negocio y la honra”. Y tras muchos años, no han cambiado tanto las cosas.

Nadie dice que no puedas ganar dinero no siendo honrado, desgraciadamente hay demasiados ejemplos para no sucumbir a la evidencia, ahora bien, es labor de cada uno, el tomar la decisión de cuál quiere que sea su legado último en esta vida, y en el área profesional también sucede lo mismo. Todo lo que hacemos, deja una huella inevitablemente. Hay personas que dejan una marca de tal tamaño, que es incluso recogido testimonio en los anales de la historia, otros sin embargo, no viven esa circunstancia, pero no por ello no dejan su legado. Tal vez este sea recogido por su familia, las personas más cercanas, pero no por ello es menos importante para tu vida, es el reflejo que tu paso por el mundo dejará.

¿Cuál quieres que sea? ¿Quieres que se te recuerde como alguien honrado o no?

Yo creo firmemente en que un empresario, tiene que tener responsabilidad social, que es responsable de sus acciones, que no vale todo con tal de lograr ventas, los medios utilizados sí que importan, y espero que cada vez importen más a la sociedad. Sin ir más lejos, hablé de la relación que considero que han de tener las empresas y el medio ambiente, en uno de los programas de mi espacio en Gestiona Radio.

Y por esto te pregunto a ti, como autónomo, freelance, knowmad, emprendedor, empresario, etc. elige tú la etiqueta que sientes más tuya, ¿cómo quieres ser recordado? ¿cómo alguien que aportó valor, no solo a las personas de este planeta, sino que también al planeta en sí mismo? o ¿prefieres ser recordado por alguien de éxito al que no le importó cómo lograr este éxito? 

Son preguntas que posiblemente pienses que tienen una respuesta obvia, ¿verdad? la respuesta es sí, pero los actos que deberían de acompañar esa respuesta no son tan obvios, y mucho menos reales. No miremos hacia otro lado, no señalemos con el dedo a nadie (recuerda que mientras que con tu dedo índice señalas a alguien, tienes otros tres dedos que te señalan a ti), preguntémonos cada uno a nosotros mismos, ¿qué estamos haciendo, para honrar esa respuesta? ¿qué estás haciendo ahora mismo, que pueda considerarse como de aportación de valor al planeta? ¿procuras ser honrado en cada una de tus decisiones y acciones?

Y no valen excusas, tampoco las típicas como “ahora soy pequeño, cuando sea grande y gane millones”, porque cada acción que realizas, puede ser un grano de arena en la inmensa playa, pero sin cada grano no habría playa, todo aporta valor, y lo que es más importante, como tantas veces hemos hablado, cada acción realizada repetitivamente genera un hábito, y tu destino será consecuencia de tus hábitos.

éxito empresarial - Fernando Alvarez - Todo vale para lograr tus objetivos tu_respuesta determinara como los demas te recordaran cuando ya no estesHay cientos, miles de cosas que puedes hacer. Desde lo más básico como reciclar papel y basura en general, hasta el crear una oficina sin papeles, de forma que reduzcas el consumo de papel, lo que no solo te hará más eficiente, sino que además los árboles te lo agradecerán.

Hay formas directas de aportar tu grano de arena, como por ejemplo donar un porcentaje de tus ingresos a una buena causa, y también hay otras indirectas, como puede ser este contenido, con el que espero, tengo la ilusión y el deseo de inspirarte y sensibilizarte más aún, para que tus decisiones y acciones sean tomadas y ejecutadas con el fin de aportar bienestar a otras personas y al planeta en general.

Muchas veces igualmente, hemos hablado de el sistema causa-efecto, pero ¿te has parado a pensar, la cantidad de efectos directos e indirectos que tiene cada causa que tú provocas con tus actos? para lo malo o para lo bueno, que parece que cuando hablamos en esta línea ha de ser todo negativo, para nada. Dedica unos minutos a pensar en tus últimas acciones, las de los últimos 4 días, ¿hasta dónde llegarán sus efectos? ¿a qué personas de forma indirecta llegarán a afectar?

Pongamos un ejemplo, estás leyendo este contenido, y supongamos por un momento que estás de acuerdo y que te sientes inspirado (ojalá sea así), podrías comentarlo en la comida con tu familia o unos compañeros de trabajo, o podíais idear algo en familia o en la oficina para hacer conjuntamente, como cada vez que vayáis al campo o la playa, llevar una bolsa para recoger desperdicios que otros hayan tirado y no retirado. O que a partir de ahora, pondréis en la oficina plantas aromáticas y cactus que equilibren las “energías” generadas por los dispositivos electrónicos. Y así podríamos seguir más lejos, mucho más lejos, ¿cómo estos cambios pueden afectar a las vidas de los que participen? ¿cómo puede afectar de forma más indirecta aún, a las vidas de esas personas con las que se relacionan? en un caso, ha podido haber un buen cambio de actitud y comportamiento, en el otro al trabajar en un entorno más natural, tal vez sonrían más, tal vez atiendan mejor el teléfono cuando hablen con clientes, etc.

Y no podemos olvidar, que todo esto comenzó pensando que no todo vale, que no es preciso hacer negocios sin importar el precio a pagar. Causa-Efecto, todo puede comenzar si ahora tomas la decisión, de poner en acción esto que acabas de leer. Sin importar a qué escala lo hagas, cualquier acción positiva será positiva, y podrá dinamizar una mayor, igual que toda gran bola de nieve, comienza por ser tan solo un copo de nieve.

¿Qué opinas de lo que aquí te he comentado? ¿qué acciones crees que se pueden realizar en una empresa, para aportar valor al planeta, al medio ambiente? Me encantaría que compartieras tus reflexiones más abajo en los comentarios, el verdadero aprendizaje puede comenzar con una buena reflexión.

Y si te ha gustado este contenido, me encantaría que lo compartieras en tus redes sociales, porque de este modo juntos, podemos sensibilizar a muchas más personas a que dejen un legado positivo.