Silvester Stallone nos recuerda en esta escena de Rocky algo que ya sabemos, y con frecuencia olvidamos. Algo que sugiero escribirlo en un papel de tu puño y letra (en primera persona del singular), y colgarlo en el espejo y todos los días al levantarnos leerlo con voz fuerte como se muestra en el vídeo, decírnoslo a nosotros mismos. Hasta que no comencemos a creer en nosotros mismos no tendremos nuestra propia vida.
Aquí te dejo una versión que he adaptado un poco.

El mundo no es todo alegría y color, es un lugar donde también hay sufrimiento y donde se dan y reciben golpes. Y por muy duro que seas es capaz de arrodillarte a golpes y tenerte sometido permanentemente si no se lo impides.
Ni tú ni nadie golpea más fuerte que la vida.
Pero no importa lo fuerte que golpeas, sino lo fuerte que pueden golpearte, y lo aguantas mientras avanzas.
¡Hay que soportar sin dejar de avanzar!
¡Así es como se gana!
Si tu sabes lo que vales, ve y consigue lo que mereces, aunque tengas que soportar los golpes.
Y no puedes estar diciendo que no estás donde querías llegar por culpa de él, de ella ni de nadie, eso lo hacen los cobardes y tú no lo eres, ¡tú eres capaz de todo!
Yo te querré en cualquier situación, pase lo que pase.
Yo soy tú, y tú eres yo. Eres lo mejor de mi vida.

Enlace del vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=bZlSbnuIBH0

Imagen: Anna Cervova