Como haces una cosa, las haces todas

T. Harv Eker

Puede sorprender tal afirmación, pero piénsalo durante un momento.

De todas las palabras de tu idioma que conoces, ¿cuántas utilizas de forma repetitiva?, la mayor parte del tiempo utilizamos las mismas palabras. De hecho se dice que con conocer las 1.000 principales palabras de un idioma, podrías entender y hacerte entender sin dificultad.

Con los hábitos sucede exactamente igual, tendemos a comportarnos de formas muy similares por no decir exactamente iguales ante distintas situaciones. Si tendemos a evitar los riesgos, lo haremos en todo lo que nos propongan, si tendemos a tener miedo a fracasar, procuraremos evitar cualquier circunstancia que posibilite un fracaso, y así siempre. Y como ya deciamos en “El Código del Éxito: Hacer lo necesario no te lleva al éxito” si haces lo necesario en general, también tenderás a hacerlo en lo particular.

Analiza y observa tu comportamiento, y ¡cambialo! ya que de seguir teniendo el mismo comportamiento que has tenido hasta ahora, no llegarás a ningún sitio distinto del que estas ahora, para obtener resultados distintos, has de comportarte de forma distinta.

Recuerda, el éxito requiere arriesgar, y el primer tipo de riesgo es el de no conseguirlo, atrevete a cambiar en la dirección de tus sueños, ¿qué puedes perder?