Muchas veces nos preocupamos de cuál es la mejor opción, qué dirección deberíamos tomar, y así un sin fin de preguntas cada vez que la vida nos pone ante una encrucijada en el camino. Estamos preocupados de si alcanzaremos el objetivo, de si el objetivo será suficientemente ambicioso o si será demasiado grande o lejano.

A mi equipo de trabajo siempre le he dicho que no me importa tanto el lograr los resultados que deseamos siempre y cuando nos estemos moviendo en la dirección de esos resultados, si estamos en movimiento en la dirección correcta será cuestión de tiempo que los alcancemos.

Si, ya se que vivimos en una época en la que ya no es el grande quién se come al pequeño, sino que es el rápido quien se come al lento, pero también recordemos la fábula de la tortuga y la liebre.

El no ir a absoluta velocidad también tiene sus ventajas. Ir a un ritmo que te permita ver el paisaje te facilita el tomar puntos de referencia y ver si aun sigues en la dirección correcta o si has de cambiar de dirección para lograr los resultados que deseas, recordemos que vivimos en una época en la que el entorno socio económico y tecnológico cambia constantemente, las necesidades de nuestros clientes pueden ser las mismas, pero tal vez desean cubrirlas de formas distintas, y el tomar perspectiva nos permite ir adaptándonos a los cambios según estos suceden.

El ir al ritmo adecuado y no necesariamente al máximo de potencia nos permite ver también las oportunidades que van surgiendo, y a veces estas, como si de un videojuego se tratara nos posibilita dar un salto y pasarnos a la siguiente pantalla, no pierdas de vista tu alrededor, los bonos, herramientas, objetos, etc. que necesitas para pasar el nivel están ahí, cerca.

SergioStalmanAdemás, el buen Sergio Stalman en su libro “Simplicidad Absoluta” añade: lo más importante no es tener miedo si avanzamos despacio; preocupémonos si nos quedamos parados.

Lo importante amigo, es avanzar, no olvidarse nunca de avanzar, no importa tanto la velocidad si estas avanzando.

 

 

 

 

 

 

Imagen: Young woman in business wear working with digital touch screen Fuente: Shutterstock