Creo que esa es una pregunta que todos deberíamos hacernos, y que para mi tiene una respuesta clara: si, es para divertirse y además aprovechar para estar saludablemente en forma.

Seguro que puedes estar pensando, a ver, explícame, trabajo pegado a una silla en una oficina diáfana, o bien trabajo en un concesionario de coches como comercial, o bien me dedico a la limpieza, ¿Qué tiene eso de divertido? Estoy de cara al público, podría verse mal que me divirtiera.

Bueno, no negaré que es un pensamiento un tanto lógico y además seguramente bastante extendido. Pero no por ello es cierto. Más abajo te muestro un vídeo de una persona que se dedica a limpiar en las calles de la ciudad, y si, es cierto que el concepto de vergüenza lo tiene un tanto superado, pero en verdad cualquiera lo superaría tras una mañana haciendo lo que él hace, y ¿Te imaginas cómo son el resto de los días de esa persona? ¿Has visto a la persona del escaparate cómo reacciona ante semejante alegría y diversión (minuto 3:30)? a través de las neuronas espejo se ha demostrado que podemos «contagiar» nuestras emociones a otras personas, por lo que no solo disfrutarás tú, sino que terminarás haciendo que los demás disfruten, y de esta forma retroalimentar de energía positiva la oficina.

Para comenzar un movimiento no son necesarias 100 personas, con tan solo 3 es suficiente, el resto de personas pueden convertirse en seguidores, y crear masa suficiente para continuar.

¿Cómo sería tu vida, tu felicidad y tu productividad si disfrutaras en el trabajo? ¿Cuánto ganarías en salud si movieras más el cuerpo aunque solo sea cuando vas a la impresora?

Si, seguramente al principio seas el loco de la oficina, y también seguramente después seas el líder. Recuerda que diversión no tiene que ser contrario a productividad ni a seriedad, eso en Google y otras empresas lo saben bien.


 

Imagen: Superhero kid against blue sky background. Girl power concept Fuente: Shutterstock