Muchas veces nos desanimamos y no avanzamos, debido a que nos vemos pequeños, ante la inmensidad del mundo empresarial. En ocasiones, porque sentimos que competimos con grandes empresas, otras porque nuestro producto o servicio es minúsculo, en comparación con lo que otros ya llevan años ofreciendo, y en otras sencillamente, porque somos un equipo pequeño, incluso compuesto por una sola persona, frente a equipos y organizaciones de decenas, cientos o miles de personas. Es cierto, es probable que tengamos una estructura pequeña, e incluso lo que ofrezcamos, sea una sola pieza dentro de un gran mecanismo, pero como dice el proverbio africano: Si piensas que eres demasiado pequeño como para hacer una diferencia, es que no has dormido nunca con un mosquito en la habitación”. Y todos lo hemos vivido, no requiere de más explicación, conocemos sobradamente lo pequeño que es un mosquito, y cómo puede perturbar tremendamente nuestra vida, en tan solo un momento. No en vano se dice, que lo peor no es que haya un mosquito en la habitación, es apagar la luz, y oír al mosquito, eso es mucho peor, presagia una noche divertida.

No somos los primeros en sentirnos así, y tampoco seremos los últimos, pero sí es preciso que tomemos conciencia, que muchas, tal vez la mayoría de las empresas, comenzaron siendo pequeños peces en un océano lleno de tiburones, y con el paso del tiempo, unos cuantos se han convertido en tiburones también, o mínimo ballenas de enorme tamaño. Por ejemplo, Amancio Ortega, que no comenzó siendo el gigante que es hoy Inditex con sus marcas, entre las que se incluye Zara, en sus inicios, el tablero ya estaba bien establecido con jugadores gigantes y bien asentados. Pues no les sirvió de nada a esos tiburones, como la historia ya ha demostrado. Y no es el único caso, ni el único sector, Compaq (si puedes, y para entender mejor este momento de pez pequeño y pez grande en la informática, te recomiendo que vas el documental “Silicon Cowboys”, que trata sobre la creación de esta empresa), Microsoft y Apple en el mundo de la informática, que era dirigida entre otros por el gigante azul IBM, que hoy día sigue siendo grande, aunque ya no tan poderoso como antes, y sin embargo, estas dos, se crearan en un garaje o no (hay mucha leyenda en esto, como el propio Steve Wozniak reconoció en una conferencia a la que asistí), aquí están, siendo números uno de su industrian y facilitando que algunos de sus creadores, sean de los más ricos del mundo. Y como estos, hay muchos otros ejemplos en múltiples industrias, seguro que tú conoces más de uno.

En tu negocio, el tamaño no importa, sino cómo lo haces - Fernando Alvarez - No importa el tamano de tu negocio sino el valor para tu mercado de eso que hacesPor lo que no importa el tamaño, sino el valor de lo que haces, en definitiva, el valor que esto aporta al mercado. Esta es la clave, el resto sencillamente es circunstancial, y además, se irá modificando, según se vayan presentando nuevas situaciones. Por supuesto, es importante estar abierto a la evolución, aunque esto suponga romper con los paradigmas que hicieron nacer tu empresa, la reinvención es parte del crecimiento, es parte del camino.

Y ahora que estamos a comienzo de año, muchas veces nos sucede justo lo contrario, vemos todo el año como muy grande, como que tenemos tiempo para hacer muchas cosas, y sin embargo es bien pequeño, no lo sobreestimemos, planifiquemos bien, ejecutemos las tareas con disciplina y diligencia, ya que el tiempo no corre, sino vuela, y antes de que nos demos cuenta, estaremos en verano, y poco después nuevamente en otro año.

Para lograr mejorar tus resultados, es importante que dejes de mirar a la competencia, te centres en tus clientes, en tus productos o servicios, y te organices el año para lograr pocas cosas, pero que éstas sean las importantes.

¿Qué opinas de la importancia del tamaño, en relación con el éxito de las empresas? ¿Crees que es definitivo? ¿Necesario? Me encantaría conocer qué opinas al respecto, si lo compartes más abajo en los comentarios, todos podemos aprender mucho más. Y si te ha aportado valor este contenido, te invito a que lo compartas en tus redes sociales, sé que juntos lograremos que muchos pequeños emprendedores y empresarios, sigan avanzando y creando servicios y productos, realmente grandes e importantes para todos, ¿lo hacemos juntos? ¿Te animas a compartirlo?