Es curioso que en un mundo donde todo tiende a la estandarización, el lujo verdadero sigue siendo a medida.

El concepto en mi opinión es sencillo, todos preferimos tener un nombre propio frente a un número de serie. Todos preferimos que las cosas se adapten a nosotros en lugar de nosotros a las cosas, ¿estas de acuerdo?

Y luego esta el termino intermedio, que es intentar personalizar lo estandarizado, como por ejemplo es lo que hace Starbucks en sus bebidas, que aun pese estar totalmente estandarizadas, y acotadas las posibilidades de modificación, te permiten llevarte la sensación de que es casi casi 100% a tu gusto, de hecho, tras pedir una bebida varias veces como a ti te gusta, das por hecho que es 100% a tu gusto, aunque en realidad nunca te dieron total libertad para hacerla como tu quieres.

Si quieres poder producir con un cierto volumen, creo que este punto intermedio puede dar mucho de si, y puede aportar cosas buenas de ambos mundos (lo estandarizado y el a medida).

De los productos o servicios que ofreces, ¿cuáles son más fáciles de hacer genéricos y parametrizando un poco dar cierta flexibilidad? te sugiero que comiences por estos, y luego poco a poco vayas pasando al resto de servicios o productos.

Y da igual que seas trabajador por cuenta propia o ajena, incluso que estés buscando trabajo, estoy seguro que lo que sea que estés haciendo en estos días, es paremetrizable y de esa forma puedas producir más dando la sensación que estas personalizando a cada cliente o contacto.

Cuéntanos tus experiencias, entre todos sumamos y creamos más.

Imagen: poxy