¿Cuántas veces nos hemos visto desmotivados por lo largo que es el camino y lo difícil que es llegar con una zancada?

Muchas veces intentamos lograr las cosas con un solo paso, y esta es una de las primeras razones del abandono en cualquier cosa que nos proponemos.

Pocas cosas se consiguen en un solo movimiento, pocas partidas de ajedrez o de damas o de cartas se ganan con una sola primera jugada ¿estas de acuerdo?, entonces ¿por qué nos empeñamos en jugar la vida siempre con una primera jugada y ganar?

En cuanto nos mentalicemos y aceptemos que lo importante es avanzar, dar pasos, por pequeños que estos sean, y que estos vayan en la dirección adecuada, comenzaremos a notar como somos invadidos por una sensación de satisfacción que se retroalimentará y nos dará más energía para los siguientes pasos.

Es la consecución de pasos la que logra que subamos la montaña más alta, ninguno de los pasos individualmente podría lograr tal hazaña, solo el conjunto de acciones lo hace.

Mira cada año, cada mes, cada día, cada acción (llamada, escrito, email, etc.) como un paso hacia ese destino al que te mueres por ir, no importa el tamaño de la acción siempre y cuando te mantenga en movimiento al futuro que deseas.

Tal vez tarde más de lo que te gustaría, pero sabes que terminará llegando.

¿Y qué haces en un viaje que sabes que puede ser largo? buscas la forma de disfrutar del trayecto, ¿verdad?

Creo que poco más puedo decirte, ¿a qué esperas para comenzar el siguiente paso?

Imagen: themactep