El otro día mi buen amigo Angel L. Blanco me envió un mensaje de esos que se reenvían y que tal vez ya hayas leído, pero en cualquier caso, seguro que como me ocurrió a mi una nueva lectura te volverá a inspirar y aportar perspectiva de tu realidad actual. Son palabras que bien podrían haber sido escritas por el gran Mario Benedetti.

Aprendí, que quien no te busca, no te extraña
y quien no te extraña, no te quiere.
Que la vida decide quien entra en tu vida,
pero tú decides quien se queda.
Que la verdad duele una sola vez y la mentira duele siempre.
Por eso, valora a quien te valora
y no trates como prioridad a quien te trata como una opción…
Quien te lastima, te hace FUERTE;
quien te critica, te hace IMPORTANTE;
quien te envidia, te hace VALIOSO;
y a veces es divertido saber que….
aquellos que te desean lo peor…
tienen que soportar que… ¡¡¡
te ocurra lo MEJOR !!!

¡¡¡Te Quiero!!!
Y siempre voy a…
¡Quererte!
¡Molestarte!
¡Ayudarte!
¡Cuidarte!
¡Sonreírte!
¡Escucharte!
¡Aconsejarte!
¡Apoyarte!

Ahora, imagínate que estas palabras son una carta que te has escrito a ti. Incluso, te invito a que con tu puño y letra las escribas y te las pongas en un lugar visible donde puedas verlas todos los días.

Y cómo no, que las puedas escribir y mandar por correo postal a alguien a quién quieras dar ese mensaje, estoy seguro que sorprenderá, aportará e inspirara.

 

Imagen: Important text on typewriter Fuente: Shutterstock