Cuento: El águila real

30 junio 2011

Cuento, Emprendedor

Un hombre se encontró un huevo de águila. Se lo llevó y lo colocó en el nido de una gallina de corral. El aguilucho fue incubado y creció con la nidada de pollos.

Durante toda su vida, el águila hizo lo mismo que hacían los pollos, pensando que era un pollo. Escarbaba en la tierra en busca de gusanos e insectos, piando y cacareando. Incluso sacudía las alas y volaba unos metros por el aire, al igual que los pollos. Después de todo, ¿no es así como vuelan los pollos?

Pasaron los años y el águila se hizo vieja. Un día divisó muy por encima de ella, en el límpido cielo, una magnífica ave que flotaba elegante y majestuosamente por entre las corrientes de aire, moviendo apenas sus poderosas alas doradas.

La vieja águila miraba asombrada hacia arriba “¿qué es eso?”, preguntó a una gallina que estaba junto a ella.
“Es el águila, el rey de las aves”, respondió la gallina. “Pero no pienses en ello. Tú y yo somos diferentes a él“.
De manera que el águila no volvió a pensar en ello. Y murió creyendo que era una gallina de corral.
Extracto del libro “El canto del pájaro” de Anthony de Mello, s.j.

  • ¿Cuantas veces nos han dicho que no deberíamos emprender en esto o en aquello?, ¿cuantas?
  • Nuestro destino lo hemos de decidir nosotros, ¿quien si no?
  • ¿Prefieres vivir cometiendo los errores de otras personas? o ¿prefieres cometer tus propios errores?

Atrévete a volar, porque quien sabe… a lo mejor eres un águila real y nunca te diste cuenta.
FIN

¡Compártelo!
Buffer
,

7 Comentarios a “Cuento: El águila real”

  1. Jordi Valls dice:

    Excelente cuento,

    Además, opino que quizás no sepamos qué somos capaces de hacer e ignoremos nuestro potencial, pero podemos ponerlo en práctica porque sinó habremos vivido toda una vida como el pollo, hasta la muerte.

    La ignorancia, el miedo, las influencias, son factores o muros posibles de derribar (por nosotros mismos); sin embargo, la desgracia (y aún así hay gente que ha logrado una mejora) es haber nacido con una insuficiencia, en un país extremadamente pobre o de un nivel cultural muy bajo.

    Supongo que el camino no es fácil, pero en nuestras manos está la decisión.

    Un abrazo

    Jordi Valls
    @jordimkt

    Responder

    • Fernando dice:

      Jordi,
      estoy de acuerdo contigo, “el camino no es fácil, pero en nuestras manos está la decisión”…
      Gracias por pasar por La Trinchera! ;)

      Responder

  2. Mike Cuartero dice:

    Excelente cuento. Nuestro futuro lo hemos de decidir nosotros. :)

    Responder

  3. mar dice:

    maravilloso el cuento…pero…has de ser mucho mas fuerte que un aguila real para emprender tu vida… si desde que sales del cascaron te estan diciendo como ha de ser tu vida y los caminos que has de ir tomando bien tus padres ,bien en la escuela …que dificil hacer lo que realmente quieres por temor a herir a tus seres queridos …por temor a que diran ya que no es lo politicamente correcto..etc etc

    Responder

    • Fernando dice:

      Mar,
      que no sea fácil no significa que no merezca la pena el esfuerzo, seguro que estas de acuerdo…
      Si fuera fácil estaría ya resuelto desde el nacimiento….
      Lo bello de subir una montaña no es que nos suban en un helicóptero, eso es bonito la primera vez… pero lo realmente bello es descubrir la montaña a cada paso… ¿estas de acuerdo?.
      Nosotros somos nuestra mayor y mejor montaña, no hay nada más satisfactorio y bello que descubrirnos cada día…. ;)
      Gracias por pasarte y comentar en La Trinchera! ;)

      Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tu tienes el poder: descubre cual es tu potencial y creételo | Crear mi Empresa - 24 enero 2014

    […] semanas leí en el muy recomendable blog de Fernando Álvarez, Desde la Trinchera, el cuento “El águila real”, sacado del libro “El canto del pájaro” de Anthony de Mello, que os dejo descubrir. Me hizo […]

Deja una respuesta