¿Te imaginas un liderazgo que se basara en la cita del poeta chileno Pablo Neruda, que dice: “Para mi corazón basta tu pecho, para tu libertad bastan mis alas”? ¿Qué tipo de liderazgo sería? ¿Tú querrías seguir a un líder que tuviera esta máxima?

Parece que una vez que hablamos de amor, corazón, pecho, etc. ya no podamos hablar del mundo de la empresa, parece que sean antónimos, y nada más lejos. Sería un error olvidar, que las empresas están compuestas por personas, y estas son capaces de hacer más cosas por amor, que por obligación, y si no, mírate a ti, ¿cuántas cosas harías por amor, que por otros motivos, mínimo te lo pensarías y mucho?

La primera parte, “Para mi corazón basta tu pecho…”, habla de conexión. Vayamos más allá de la cuestión meramente física. Si un líder ejerce su liderazgo desde el corazón, desde la conexión de corazón a corazón, alma a alma, ¿no será más seguido, que si lo hace de cerebro a cerebro? El propio Steve Jobs que tenía fama ganada a pulso, de ser un “capullo” de muchísimo cuidado, tenía su punto de conexión, aunque luego lo retorciera hasta hacerlo desaparecer. Suyo es el deseo que se ha calado en muchos emprendedores, no solo de Silicon Valley, de dejar una huella en el universo. ¿Recuerdas cómo logró convencer a John Scully, cuando era presidente de PepsiCo, para que dejara el puesto y fuera a dirigir Apple? le hizo la ya famosa pregunta de ¿quieres seguir vendiendo agua azucarada el resto de tu vida… o quieres cambiar el mundo? Esto llega al corazón, porque llama a algo profundo, que todos llevamos dentro, de querer alcanzar al grandeza, de sentirnos grandes, y un buen líder, te hace sentir grande, te guía para que tú mismo, junto a él, alcancéis la grandeza.

Pablo Neruda me enseñó del liderazgo y la influencia - Fernando Alvarez - Como seria el mundo si cada uno de_nosotros fueramos las alas que hacen volar a los demasY esto, se une directamente con la segunda parte de la cita, “…para tu libertad bastan mis alas.”, un buen líder representa las alas que necesitas, para volar tan alto como seas capaz. Un buen líder, te proporciona el entorno de trabajo necesario para que te sientas libre, sientas la capacidad de ser tú mismo, de expresarte con total transparencia.

¿Por qué nos cuesta tanto expresar nuestro cariño, incluso amor (en el sentido más humano), a otras personas en el terreno profesional? Y no hablo de decir “te quiero” a los compañeros de trabajo, que por otro lado no conocí a nadie al que esto le hiciera daño. No, me refiero a dar un abrazo, a expresar de todas las formas posibles nuestra conexión, sin necesidad de que esto se interprete erróneamente. Parece que por el hecho de que se está trabajando, haya que mantener una frialdad y distancia, que en otras áreas de la vida, no sean necesarias. ¿Será una cuestión de maduración? No lo sé la verdad.

El tiempo que pasamos trabajando, perfectamente en cualquier caso, supera cualquier otra proporción de tiempo dedicada a cualquier otra actividad, incluso a la de dormir. Entonces podría decirse, que con las personas que pasamos más tiempo en toda nuestra vida, son aquellas con las que trabajamos. Siendo esto así, ¿no sería mejor más conexión y menos distancia?

¿No sería nuestro entorno de trabajo mejor, si cada uno de nosotros nos dedicáramos a ser las alas, que hacen volar a los demás? ¿Te imaginas a dónde podría llegar un equipo de trabajo que funcionara con esta filosofía?

Bien, pues tú mismo puedes ser, quién cree la empresa que tenga esta filosofía. Y para ello será necesario que en primer lugar, tú creas en ella, hasta el punto de jugártela a crearla, y por supuesto, será preciso que te rodees del equipo adecuado, para llevarla a cabo. No todo el mundo está preparado o desea trabajar, en un lugar de trabajo así al inicio, puede resultar demasiado rompedor.

Te invito a que lo reflexiones y tomes la decisión sobre qué tipo de líder quieres ser, y bajo qué principios quieres liderar. Me encantaría conocer tus pensamientos al respecto, puedes dejarlos escritos más abajo en los comentarios, de esta forma, todos podemos aprender mucho más juntos. Y si te ha gustado este contenido y crees que puede aportar valor a otras personas, te invito a que lo compartas en tus redes sociales y de este modo, juntos podamos lograr inspirar a muchos más líderes, que podrán crear entornos de trabajo mucho más saludables y motivadores.